4/3/13

Elaboración de Rosados


La vinificación en rosados.

El procedimiento de vinificación presenta muchas semejanzas con el de los blancos. Existen vinos rosados elaborados a partir de uvas de ese color, pero son los menos. Para la elaboración de vino rosado se utilizan indistintamente, uvas blancas y uvas tintas, pero se necesita siempre de éstas últimas para la coloración. La característica más buscada por los productores, a la hora de hacer un rosado o clarete, y que está a medio camino entre una elaboración típica en blanco y una en tinto, es la frutosidad y ligereza.
El primer paso consiste en introducir las uvas tintas, o el conjunto de tintas y blancas, en un escurrido estático, sin presión. El volúmen de las uvas, por gravedad, aplasta la vendimia, saliendo el mosto coloreado por contacto con las pieles. Al cabo de unas horas ese mosto coloreado fermenta sin hollejos como si fuera un vino blanco. Según el grado de coloración que desee el bodeguero para su vino, el mosto permanecerá en contacto con los hollejos más o menos horas.
A partir de éste momento se seguirán todas las operaciones como si se tratase de un vino blanco.
No existe costumbre de crianza en los vinos rosados, en cambio si existen procedimientos de largos períodos de depósito en bodega, antes de su embotellado. Ciertas variedades de uva ejercen una transformación sustancial en éste estado, otorgando a los vinos rosados que las contienen una personalidad muy acentuada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.