29/7/19

Prácticas vitícolas

Prácticas vitícolas
PODA Y RESISTENCIA A PLAGAS FÚNGICAS PARA COMBATÍR EL CAMBIO CLIMÁTICO

La poda semi-mínima (cuya sigla en inglés es SMPH) es una práctica vitícola que ahorra tiempo y costos, y que se está popularizando, cada vez más, en la viticultura alemana. En este estudio firmado en distintos centros de este país se compara la arquitectura del dosel y su efecto sobre el microclima entre viñas podadas mediante la poda semi-mínima y viñas con sus brotes dispuestos verticalmente. Las conclusiones pueden ser relevantes en términos de cambio climático. Los autores detectan un 3% de puntos más de humedad y una temperatura media 0,9 °C más baja en vides con SMPH. También investigan el efecto de ambos tratamientos sobre los racimos y la piel de la baya, así como sobre la incidencia de las principales enfermedades fúngicas de la vid y las principales plagas de insectos que la afectan. Según los investigadores, las viñas con SMPH pueden ser más susceptibles a ciertos hongos (mildiu) que la vid control, pero menos a Botrytis. Y, si bien encontraron mayor número de insectos atrapados bajo el dosel en el caso de la semi-poda, no parecía detectarse un mayor daño en las bayas. Por tanto, la recomendación que emerge de este estudio es, según los firmantes, practicar la SMPH en vides resistentes a hongos como la 'Reberger', para lograr una combinación más competitiva, respetuosa con el medio ambiente y de mayor calidad.

Kraus, C:; Pennington, T.; Herzog, K.; Hecht, A.; Fischer, M.; Voegele, R.T.; Hoffmann, C.; Töpfer, R. y Kicherer, A.: “Effects of canopy architecture and microclimate on grapevine health in two training Systems”, Vitis ; 2018, 57: 53–60.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.