5/8/19

Control de plagas


EFECTO FUNGICIDA DEL BACILLUS SOBRE EL VINO Y SU ENVEJECIMIENTO

Existen tratamientos con biofungicidas que actúan de manera preventiva contra Botrytis cinerea y no influyen negativamente ni en la calidad de las uvas ni en los vinos ni en los procesos de fermentación. Autores de este trabajo han publicado recientemente una nueva publicación del mismo estudio aquí referenciado. Se trata de investigadores del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino de La Rioja. Si en el número pasado comentamos la aplicación en viñedos de Bacillus subtilis como método alternativo al fungicida químico (fenhexamida) para determinar si afectaba a la calidad general de la uva o al rendimiento de la fermentación alcohólica espontánea, ahora comentamos la aplicación de B. subtilis sobre biofilm de uva, mosto y vino, para medir su impacto sobre la diversidad microbiana. Los resultados se comparan con muestras no tratadas y con muestras tratadas con fenhexamida, de nuevo. En general, los autores indican que el impacto del fungicida biológico sobre la diversidad microbiana en el biofilm de la uva y el mosto no es notable, pero tampoco lo es en el caso del químico. Lo que sí observaron es que el biofungicida no tenía un impacto significativo en la microbiota del vino mientras que el fungicida químico causaba una reducción de la riqueza y la diversidad de especies en el vino. Un dato interesante es que algunos de los Bacillus aplicados en la superficie de la uva se detectaron al final de la fermentación alcohólica, lo que demuestra que esta especie es resistente al entorno hostil de la vinificación. Por ello es importante ver su impacto en la calidad del vino durante el proceso de envejecimiento, una información aún desconocida y que puede potenciar o no el uso de este método.

Escribano-Viana, R.; López-Alfaro, I.; López, R.; Santamaría, P.; Gutiérrez, A.R. y González-Arenzana, L.: “Impact of Chemical and Biological Fungicides Applied to Grapevine on Grape Biofilm, Must, and Wine Microbial Diversity”, Frontiers in Microbiology ; 2018, 9: 59. doi: 10.3389/fmicb.2018.00059.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.